SUNNANTID 17 -- October -- 2017 MONAÞ
- - - -
Han pasado dias ᚸᚩᛞ ᛗᚩᚱᚷᛖᚾ - God Morgen - Buena Mañana - -
dias para Winterfylleþ Proximo cuarto: 1-January-1970 0:0

La Batalla de Brunanburh – Brunanbyrh Beadu

Viernes, diciembre 20, 2013
þawyrdeswegasLa Crónica Anglosajona es un conjunto de manuscritos realizados bajo la orden de Ælfred, rey de Wessex en algún punto del siglo IX y actualizada desde entonces. Básicamente el documento es una registro anual de eventos y sucesos que ocurrieron en la Inglaterra anglosajona, hay varias copias manuscritas del mismo documento, y se pueden contrastar pequeñas diferencias entre las fechas, términos y algunas inclusiones u omisiones, pero en general los manuscritos concuerdan entre sí. La crónica anglosajona se encuentra escrita en ænglisc o inglés antiguo, generalmente en estilo de prosa descriptiva, sin embargo se intercalan poemas que describen algún suceso de carácter importante. Uno de estos poemas es denominado “La Batalla de Brunanburh”, que encontramos en algunos manuscritos datado en el año 937, y en otros como el año 938.
Para ese año múltiples invasiones continuaban a Inglaterra, la mayor invasión danesa había sido repelida gracias a Alfredo el Grande años atrás, sin embargo aún los daneses seguían incursionando a la manera vikinga de asalto en varios puntos de la isla. La Batalla de Brunanburh narra la victoria de los anglosajones sobre la coalición de sus enemigos del norte, formada por el rey galo-escandinavo de Irlanda Olafr Guðfriðarson como era conocido en nórdico antiguo, mismo que los galos de Irlanda llamaban Amlaib mac Gofraid y era conocido entre los anglosajones simplemente como Anlaf. Por otro lado estaba también el rey de Alba (Escocia) Constantin mac Aeda, conocido entre los anglosajones simplemente como Costontinus. El último rey de la coalición del norte era el rey de Ystrad Clud o Strathclyde (al sur de la actual Escocia), cuyo nombre en gaélico era Eoghann u Owain, cuya anglización no aparece escrita en la crónica.
El intento de invasión de estos tres reinos se vió radicalmente terminado en la Batalla de Brunanburh, donde los reinos anglosajones de Wessex y Mercia lograron la victoria. El rey de Wessex era Æþelstan (cuyo nombre significa literalmente “legado o propiedad de piedra”) y junto con su hermano Eadmund (cuyo nombre significa “el protector de la riqueza”) libraron esta batalla en contra de la coalición del norte. Æþelstan un año antes había terminado con la última intervención danesa a Eoferwic (actual York) devolviendo así el control total de Inglaterra a los anglosajones, eso aunado a las continuas campañas en contra de los galos y a las invasiones realizadas a Escocia, se había ganado la enemistad de escoceses y daneses.
Se ha estimado que la batalla se libró en un punto entre los actuales ríos de Dee y Mersey, y aunque en la actualidad la población de Bromborough conserva la etimología del nombre original, se piensa que la batalla se libró mucho más cercana a la población de Bebington, para ser precisos, en lo que ahora es el campo de golf de Bebington.

localizacion

La versión que aquí se transcribe corresponde al manuscrito conocido como “la crónica de Parker”.

Algunos comentarios sobre el contenido del poema:

  • Æþelestan y Eadmund eran hijos de Eadweard se Ieldra (Eduardo el Viejo), como aparece la mención en el mismo poema. Era una costumbre que los reyes (cyning) regalaran anillos o brazaletes a sus nobles como símbolo que sellaba la relación entre ellos, de ahí que se le denominará al rey como “el señor que otorga los anillos” (Beorna Beahgifa).
  • Los anglosajones denominaban a los escoceses como “Sceotta”, dicha denominación se aplicaba para los pueblos galos y pictos de la actual Escocia e Irlanda.
  • Wesseax era el reino de los sajones del oeste (Weast Seax), que para ese entonces ya dominaría sobre todos los reinos anglosajones.
  • Myrcia o Mercia era otro de los reinos anglosajones, que colindaba al norte con Wesseax.
  • Para referirse en general a los pueblos del norte, se denominaban como Norþmen (hombres del norte), está denominación contemplaba también a los daneses (que se dedicaban al saqueo o vikingr).
  • Se cree que la referencia del poema al Dinges mere (mar de Ding) es hacia el actual río Dee, por donde huyeron las tropas derrotadas, de regreso por el mar irlandés hacia Hibernia o Hiraland, hacia la ciudad de Difelin, actual Dublín.
  • Los Weelas o Wealas eran como los anglosajones denominaron a los galos nativos de Bretaña, de ahí surge la denominación actual de Gales y galeses.
  • Aunque el poema está escrito cuando los anglosajones estaban ya totalmente cristianizados, hay referencias poéticas a conceptos tradicioneles pre-cristianos, como la mención de Sunne (sol) brillando en el esplendor de la mañana, como señal de victoria en la batalla. De igual modo la referencia a las “bestias oscuras y grises”, que vienen a comer la carroña tras la batalla. La palabra hasewanpadan se pude entender como “el ronco cubierto”, pudiendo ser la metáfora a un cuervo, pero también “hasewa” es una forma de la palabra “hasu” que significa: gris, oscuro, cenizo; por lo que hasewanpadan bien podría refererise a “el de la capa gris” o “el cubierto de gris”, recordándonos al peregrino gris que viene junto con sus cuervos y lobos tras la batalla para escoger a los honorables guerrero caídos.

Transcripción.

CMXXXVII
Her Æþelstan cyning, eorla dryhten,
beorna beahgifa, & his broþor eac,
Eadmund æþeling, ealdorlangne tir
geslogon æt sæcce sweorda ecgum

ymbe Brunanburh. Bordweal clufan,
heowan heaþolinde hamora lafan,
afaran Eadweardes, swa him geæþele wæs
from cneomægum, þæt hi æt campe oft
wiþ laþra gehwæne land ealgodon,

hord & hamas. Hettend crungun,
Sceotta leoda & scipflotan
fæge feollan, feld dænnede
secgas hwate, siðþan sunne up
on morgentid, mære tungol,

glad ofer grundas, godes condel beorht,
eces Drihtnes, oð sio æþele gesceaft
sah to setle. þær læg secg mænig
garum ageted, guma norþerna
ofer scild scoten, swilce Scittisc eac,

werig, wiges sæd. Wesseaxe forð
ondlongne dæg eorodcistum
on last legdun laþum þeodum,
heowan herefleman hindan þearle
mecum mylenscearpan. Myrce ne wyrndon

heeardes hondplegan hæleþa nanum
þæ mid Anlafe ofer æra gebland
on lides bosme land gesohtun,
fæge to gefeohte. Fife lægun
on þam campstede cyninges giunge,

sweordum aswefede, swilce seofene eac
eorlas Anlafes, unrim heriges,
flotan & Sceotta. þær geflemed wearð
Norðmanna bregu, nede gebeded,
to lides stefne litle weorode;

cread cnear on flot, cyning ut gewat
on fealene flod, feorh generede.
Swilce þær eac se froda mid fleame com
on his cyþþe norð, Costontinus,
har hildering, hreman ne þorfte

mæca gemanan; he wæs his mæga sceard,
freonda gefylled on folcstede,
beslagen æt sæcce, & his sunu forlet
on wælstowe wundun fergrunden,
giungne æt guðe. Gelpan ne þorfte

beorn blandenfeax bilgeslehtes,
eald inwidda, ne Anlaf þy ma;
mid heora herelafum hlehhan ne þorftun
þæt heo beaduweorca beteran wurdun
on campstede cumbolgehnadtes,

garmittinge, gumena gemotes,
wæpengewrixles, þæs hi on wælfelda
wiþ Eadweardes afaran plegodan.
Gewitan him þa Norþmen nægledcnearrum,
dreorig daraða laf, on Dinges mere

ofer deop wæter Difelin secan,
& eft Hiraland, æwiscmode.
Swilce þa gebroþer begen ætsamne,
cyning & æþeling, cyþþe sohton,
Wesseaxena land, wiges hremige.

Letan him behindan hræw bryttian
saluwigpadan, þone sweartan hræfn,
hyrnednebban, & þane hasewanpadan,
earn æftan hwit, æses brucan,
grædigne guðhafoc & þæt græge deor,

wulf on wealde. Ne wearð wæl mare
on þis eiglande æfre gieta
folces gefylled beforan þissum
sweordes ecgum, þæs þe us secgað bec,
ealde uðwitan, siþþan eastan hider

Engle & Seaxe up becoman,
ofer brad brimu Brytene sohtan,
wlance wigsmiþas, Weealas ofercoman,
eorlas arhwate eard begeatan.

937
Aquí el rey Æþelstan, amo de los
guerreros, el señor que otorga los
anillos, junto con su hermano, el noble
Eadmund, ganaron honor eterno
luchando en batalla al filo de las espadas

alrededor de Brunanburh. El muro de
escudos quebraron, perforaron las
defensas enemigas con sus armas, los
hijos de Eadweard, así como noble fue
su origen legado de sus ancestros, que
ellos varias veces defendieron en
contra de enemigos sus tierras,

sus tesoros y sus hogares. El enemigo
pereció, los hombres escoceses y las
naves del mar irremediablemente
cayeron, el campo regado con
el sudor de los guerreros, después
de salir el sol en la mañana,
cuando la gloriosa estrella,

se desliza sobre la tierra, candela
brillante de la divinidad, señor de la
eternidad, hasta que el gran final
hunda y asiente todo. Ahí yacieron
muchos guerreros destruidos por
lanzas, gente del norte golpeados
sobre el escudo, así como escoceses,

apesumbrados y abatidos por la guerra.
La defensa de los Sajones del Oeste, a
lo largo de todo el día con tropas dieron
persecursión a los hostiles, hirieron por
detrás a los que intentaban escapar con
espadas recien afiladas. Los de Myrcia
sin ningún problema

con manos hábiles y fuertes, atacaron
a los guerreros que vinieran
con Anlaf sobre las olas al abrigo
de una embarcación, tierra hubieron
de ver destinados a luchar. Cinco
cayeron muertos en el
campo de batalla, jóvenes reyes,

por espada puestos a dormir, asimismo
siete nobles de Anlaf, incontables del
ejército, marinos y escoceses. Ahí hubo
huido el valor del jefe de los hombres
del norte, por la necesidad hubo
gritado, a la proa del barco con su
pequeña compañía;

presionó la nave a flote, el rey huyó,
sobre una oscura corriente, y así hubo
salvado la vida. Así como ahí también el
veterano que a vuelo llegó a su propia
región del norte, Constantinus, anciano
guerrero, razón no tuvo para fanfarronear

en igualdad de circunstancias; fue
privado de su esposa, sus amigos
hubieron caído en batalla, asesinados
en el enfrentamiento, incluso su hijo
se rindió en el campo de batalla,
desarmado y herido, jóven en batalla.
Vanagloriarse de la victoria

en batalla no pudo el de blanco cabello
el viejo traidor, ni así mismo Anlaf
puede hacerlo; con lo que queda de su
ejército el no tiene razón para rerir de
que fue el mejor en el enfrentamiento
del campo de batalla, choque de banderas,

encuentro de lanzas, enfrentamiento de
hombres, intercambio de golpes,
cuando en batalla contra los hijos de
Eadweard se encontraron batiéndose.
Hubieron huido entonces los hombres
del norte en naves agujereadas, los
vencidos sobrevivientes de la batalla,
sobre el mar de Ding

sobre la profunda agua, vieron Difelin,
de vuelta a Hiraland, con el espíritu
derrotado. Como los hermanos, ambos
reunidos, rey y noble, vieron a su
pueblo, la tierra de Wesseaxena,
victoriosa de la batalla.

Dejaron detrás de ellos los cadáveres
para el goce del de plumas negras, el
oscuro cuervo con pico como cuerno,
y el de capa gris como el ocaso, la
blanca águila por detrás, para
compartir la carroña, el gris halcón
de guerra y la gris bestia,

el lobo del bosque. Nunca ocurrió
tanta matanza en esta isla, nunca
antes tanta gente hubo caído por el
filo de la espada, esto de acuerdo a lo
que nos dicen los libros y los viejos
sabios, desde que del lado este

vinieron Anglos y Sajones, sobre el
ancho oceáno. Bretones fueron
testigos, de los orgullosos forjadores
de la guerra que a los Wealas
vencieron, aquellos honorables
guerreros que tomaron la tierra.

BrunanburhBeadu