SUNNANTID 26 -- July -- 2017 MONAÞ
- - - -
Han pasado dias ᚸᚩᛞ ᚾᛁᚻᛏ - God Niht - Buena Noche - -
dias para Winterfylleþ Proximo cuarto: 1-January-1970 0:0

Preceptos Anglosajones

Miércoles, enero 13, 2016

Por: Tarwe Hrossdottir.

Introducción.
Este escrito se encuentra recopilado en el famoso Libro de Exeter, que hoy en día se encuentra en la Biblioteca de la Catedral de Exeter y que es también conocido como Códice Exoniensis.

Data aproximadamente del siglo X E.C. y contiene una antología de poesía de la antigua tradición oral Anglo Sajona (Inglés Antiguo), así como influencias del cristianismo presente en aquel momento, por la Orden Benedictina quien se encargó de su elaboración. Junto con el Libro de Vercelli, el Códice Nowell y el Manuscrito Cædmon, forman los cuatro grandes códices de literatura anglosajona que se conocen.

El escrito pertenece a la familia de la literatura sapiencial y en particular, al género de poesía gnómica (del griego gnomas, opinión), que consiste en la escritura de máximas y pensamientos para que el lector aplique en el camino de la vida y de esta forma su legado sea más honorable, y por ende, engrandezca el linaje al que pertenece.

Existen muchos ejemplos de este género en la literatura, en particular podemos citar las Fábulas de Esopo, Los consejos de un padre a su hija (Códice Florentino-México) o el Huehuetlatolli o Palabras de los Antiguos, recopilados por Fray Andrés de Olmos y Bernardino de Sahagún, durante la conquista de México.

En particular, este texto aporta diez recomendaciones que un padre le hace a su hijo, con la finalidad de que este sea un hombre honorable. Si bien podemos ver la influencia cristiana en algunos términos, las reflexiones aquí plasmadas coinciden plenamente con la cosmovisión anglo sajona tradicional, por lo que son una excelente fuente de referencia para saber más acerca del proceso de educación de los niños y jóvenes de la época, así como de su iniciación en la masculinidad de la época.
El lector se sorprenderá al ver lo vigentes que siguen siendo estos preceptos, como un código de conducta para cualquier persona.

Transcripción en Ænglisc.

ðus frod fæder freobearn lærde,
modsnottor mon, maga cystum eald,
wordum wisfæstum, þæt he wel þunge:
”Do a þætte duge, deag þin gewyrhtu;
god þe biþ symle goda gehwylces
frea ond fultum, feond þam oþrum
wyrsan gewyrhta. Wene þec þy betran,
efn elne þis a þenden þu lifge.
Fæder ond modor freo þu mid heortan,
maga gehwylcne, gif him sy meotud on lufan.
Wes þu þinum yldrum arfæst symle,
fægerwyrde, ond þe in ferðe læt
þine lareowas leofe in mode,
þa þec geornast to gode trymmen.”
Fæder eft his sunu frod gegrette
oþre siþe: ”Heald elne þis!
Ne freme firene, ne næfre freonde þinum,
mæge man ne geþafa, þy læs þec meotud oncunne,
þæt þu sy wommes gewita. He þe mid wite gieldeð,
swylce þam oþrum mid eadwelan.”
ðriddan syþe þoncsnottor guma
breostgehygdum his bearn lærde:
”Ne gewuna wyrsa, widan feore,
ængum eahta, ac þu þe anne genim
to gesprecan symle spella ond lara
rædhycgende. Sy ymb rice swa hit mæge.”
Feorþan siðe fæder eft lærde
modleofne magan, þæt he gemunde þis:
”Ne aswic sundorwine, ac a symle geheald
ryhtum gerisnum. Ræfn elne þis,
þæt þu næfre fæcne weorðe freonde þinum.”
Fiftan siþe fæder eft ongon
breostgeþoncum his bearn læran:
”Druncen beorg þe ond dollic word,
man on mode ond in muþe lyge,
yrre ond æfeste ond idese lufan.
Forðon sceal æwiscmod oft siþian,
se þe gewiteð in wifes lufan,
fremdre meowlan. þær bið a firena wen,
laðlicre scome, long nið wið god,
geotende gielp. Wes þu a giedda wis,
wær wið willan, worda hyrde.”
Siextan siþe swæs eft ongon
þurh bliðne geþoht his bearn læran:
Ongiet georne hwæt sy god oþþe yfel,
ond toscead simle scearpe mode
in sefan þinum ond þe a þæt selle geceos.
A þe bið gedæled; gif þe deah hyge,
wunað wisdom in, ond þu wast geare
ondgit yfles, heald þe elne wið,
feorma þu symle in þinum ferðe god.”
Seofeþan siþe his sunu lærde
fæder, frod guma, sægde fela geongum:
”Seldan snottor guma sorgleas blissað,
swylce dol seldon drymeð sorgful
ymb his forðgesceaft, nefne he fæhþe wite.
Wærwyrde sceal wisfæst hæle
breostum hycgan, nales breahtme hlud.”
Eahtoþan siþe eald fæder ongon
his mago monian mildum wordum:
”Leorna lare lærgedefe,
wene þec in wisdom, weoruda scyppend
hafa þe to hyhte, haligra gemynd,
ond a soð to syge, þonne þu secge hwæt.”
Nigeþan siþe nægde se gomola,
eald uðwita sægde eaforan worn:
”Nis nu fela folca þætte fyrngewritu
healdan wille, ac him hyge brosnað,
ellen colað, idlað þeodscype;
ne habbað wiht for þæt, þeah hi wom don
ofer meotudes bibod. Monig sceal ongieldan
sawelsusles. Ac læt þinne sefan healdan
forð fyrngewritu ond frean domas,
þa þe her on mægðe gehwære men forlætaþ
swiþor asigan, þonne him sy sylfum ryht.”
Teoþan siþe tornsorgna ful,
eald eft ongon eaforan læran:
”Snyttra bruceþ þe fore sawle lufan
warnað him wommas worda ond dæda
on sefan symle ond soþ fremeð;
bið him geofona gehwylc gode geyced,
meahtum spedig, þonne he mon flyhð.
Yrre ne læt þe æfre gewealdan,
heah in hreþre, heoroworda grund
wylme bismitan, ac him warnað þæt
on geheortum hyge. Hæle sceal wisfæst
ond gemetlice, modes snottor,
gleaw in gehygdum, georn wisdomes,
swa he wið ælda mæg eades hleotan.
Ne beo þu no to tælende, ne to tweospræce,
ne þe on mode læt men to fracoþe,
ac beo leofwende, leoht on gehygdum
ber breostcofan. Swa þu, min bearn, gemyne
frode fæder lare ond þec a wið firenum geheald.”

Interpretación al Español.

Así el sabio padre a su hijo enseñó,
Hombre de carácter sabio, que conoce las viejas costumbres del clan, con palabras certeras el citaría:

“Haz siempre que tu día sea virtuoso y merecedor; Dios,
que es y será siembre bueno,
y ayuda a todos y cada uno de los hombres nobles;
los enemigos se merecen lo peor.
Ten esperanza y coraje mientras vivas.
A tu padre y madre honra con el corazón,
y a todos y cada uno en tu clan,
en gracia y amor con el Creador.
Sé honorable siempre, bien hablado y amado en espíritu”.

El padre de nuevo le dice a su hijo:

“¡Atesora con honor lo que te digo!”.
No cometas pecado contra un amigo o contra un miembro del
clan, no deshonres a tu Creador, porque tú eres su testigo.
Él te puede pagar con castigo, haciéndote inclinarte ante la
opulencia de otros”.

Por tercera vez el hombre sabio, coherente, le enseña a su hijo:

“No frecuentes a los malos, mantente distante y solitario ocho
años, habla con los sabios que escriben y siguen la doctrina.
Sé poderoso como los sabios del clan”.

Por cuarta vez, el padre le enseña a su amado hijo para que recuerde esto:

“No ofendas al buen amigo, siempre obsérvalo en su totalidad.
Vive esto para que nunca te separes de tu amigo”.

Por quinta vez el padre continúa la sabia enseñanza a su hijo:

“Refúgiate del bebedor, y de las palabras tontas del pobre de
espíritu y del mentiroso,
Del envidioso y del amor de la mujer.
Más allá debe viajar a menudo el avergonzado que ha sido
castigado por el amor de su esposa, por una doncella extraña.
Siempre quedará la idea del daño y una larga enemistad contra Dios.
Por eso siempre sé prudente de tu palabra”.

Por sexta vez continúa diciendo alegre, lo que ha pensado para su amado hijo:

“Piensa diligentemente lo bueno o lo malo,
Y distingue siempre al espíritu alterado en la mente,
Elige con el corazón que siempre es y será parte de ti.
Ten un corazón virtuoso”.

Por séptima vez, a su hijo enseña el sabio padre:

“A veces el hombre sabio se regocijará, mientras que el tonto
raramente siente curiosidad acerca de su creación, solamente es
consciente de su castigo.
Prudente de palabra debe ser el hombre honorable, pensar con el
corazón y evitar vociferar”.

Por octava vez, el anciano padre prosigue con su poderoso recuerdo y calma palabra:

“Estudia la tradición, que esperanza a la multitud del Creador y
regocija a los santos.
Sé honesto cuando hablas”.

Por novena vez habla en anciano sabio::

“No hay muchos compañeros que atesoren las palabras
antiguas, mientras el corazón decae y su vigor se enfría.
Los compañeros vanos no tienen valor, pero el otro, habrá
ganado sobre las órdenes del Medidor.
Varios deben ser castigados con el tormento de su alma.
Más aligera tu corazón para llevar en él las palabras antiguas y
el juicio del Señor que los hombres olvidaron, cuando pudieron
ser rectos”.

Por décima vez, lleno de desazón, el anciano nuevamente prosigue enseñando a su hijo:

“Él que expira amor, se protege siempre de las palabras
altisonantes y útil es en su mente,
Y tiene conversación honesta.
Es y será consejero de todos y cada uno de los conquistados por
Dios, poderoso y próspero.
Y entonces se elevará de las personas que lo controlan,
grande en fama, con palabras afiladas su voluntad golpeará,
mientras que su ventaja en la mente sagaz estará”.

Un hombre sabio debe ser discreto e impetuoso,
De espíritu prudente,
Sagaz en pensamiento,
Ansioso de sabiduría,
Para que sea un anciano virtuoso,
Feliz con todos.

No seas un detractor,
No tengas un doble discurso,
No avergüences a ningún hombre,
Mejor aún, sé estimable,
Que tu corazón y pensamiento sean ligeros.
Y así tú, mi hijo,
Recuerda los preceptos de tu sabio padre
Y estarás siempre contra la mala conducta.

Woden